Mutantes

      No hay comentarios en Mutantes
Idea

Así como los genes se propagan en la reserva de genes al saltar de un cuerpo a otro a través de espermatozoides o huevos, los memes se propagan en la reserva de memes saltando de cerebro a cerebro a través de un proceso que, en un sentido amplio, puede llamarse imitación.

– Richard Dawkins

Nadie sabe cuándo aparecieron por primera vez los mutantes en el planeta Tierra, pero sabemos que se volvieron agresivos más o menos al mismo tiempo que el homo erectus adquirió habilidades de lenguaje, hace aproximadamente 1,800,000 años. 

Los mutantes fueron diferentes a cualquier otra especie anterior, ya que podían existir en casi cualquier configuración de materia. Sus hábitats preferidos son los cerebros, hojas de papel y campos magnéticos. 

Para los mutantes, acciones como viajar y reproducirse forman parte del mismo proceso. Se desplazan en grupos de fotones, electrones e incluso por el aire, dejando tras de sí copias perfectas. A cada momento los mutantes se reprodujeron más y más velozmente, evolucionando así más rápido que cualquiera de las especies limitadas por su biología. 

Con el tiempo, los mutantes tomaron control de los seres humanos y, por consecuencia, del resto del planeta. Los humanos nunca se percataron de estar bajo el control de los mutantes, ni de que todos sus logros habían servido para ayudar a los mutantes a reproducirse. Los mutantes dieron a los seres humanos la ilusión del libre albedrío, para encubrir su astucia. 

A los mutantes se les conoce por varios términos, uno de ellos es “ideas”. 

Una opinión que todos tenemos es que las ideas no son seres vivos, al menos no de la manera en que nos gusta definirlos. Nosotros creemos que las ideas son nuestras herramientas, no nuestros amos: esto es justamente lo que los mutantes nos quisieron hacer creer. Todo lo que los seres humanos hacemos es con el fin de crear un mejor ambiente para que las ideas se reproduzcan. Creamos bebés para llenar sus cerebros de ideas, escribimos libros, hacemos películas, construimos escuelas y expandimos el Internet, todo para ayudar a reproducir ideas. 

Si te parece una exageración decir que las ideas son nuestros amos, recuerda que muchos humanos han muerto para preservar una idea, pero jamás una idea ha muerto para salvar a un ser humano.